¿POR QUÉ SHARINGWORKLIFE?

Actualmente millones de trabajadores en el mundo trabajan sin conocer sus derechos y por tanto sin ejercerlos. A pesar de que la mayoría de la población forma parte del mercado laboral en algún momento de su vida, pocos países  incluyen contenidos sobre derechos y obligaciones laborales dentro de sus planes de estudio.

 

Los sindicatos y algunas organizaciones no gubernamentales  suelen ofrecer formación sobre salarios, discriminación, libertad de asociación, jornada laboral, etc. pero sólo cuando sus presupuestos se lo permiten. En muchos países, la escasez de recursos, la falta de estructuras sindicales sólidas y la inexistencia de campañas de la inspección de trabajo o de concienciación sobre derechos laborales, hace difícil que los trabajadores puedan acceder a información básica sobre los derechos que la ley les reconoce.
A nivel internacional, cada vez hay más empresas que adoptan un papel activo para fomentar que sus trabajadores conozcan sus derechos porque reconocen los beneficios de tener una fuerza laboral informada. Estas empresas no limitan la formación a sus propios empleados sino que también la están extendiendo a los empleados de su cadena de proveedores en el extranjero. Algunas empresas están empezando a incluir dentro de los programas de gestión de sus cadenas de suministro la exigencia a sus proveedores de que formen a sus plantillas en los derechos laborales incluidos en sus códigos de conducta y en la legislación local. Con esta exigencia las empresas prevén empoderar a los trabajadores y reducir el riesgo de incumplimiento en las fábricas.

Los proveedores poco a poco empiezan a ser conscientes de que, cuando los trabajadores sienten que se respetan sus derechos, se reducen los índices de rotación y se incrementa el compromiso con la empresa.

 

Muchos proveedores no encuentran una forma eficaz y eficiente de transmitir esos conocimientos a su fuerza laboral: por el gran número de trabajadores en sus plantillas, los altos niveles de rotación, elección inadecuada de métodos pedagógicos, inmigrantes entre los trabajadores que no conocen el idioma, desinterés por parte de los trabajadores, prioridad a otros temas de formación, etc.

 

Si queremos que los trabajadores ejerzan sus derechos, el primer paso es que los conozcan. Al formar a los trabajadores y crear canales de comunicación bidireccional y mecanismos eficientes para la resolución de conflictos es más fácil evitar incumplimientos de la legislación laboral y abusos.

 

Con el fin de ayudar a los proveedores lanzamos sharingworklife como espacio abierto en nuestra web. Así, las empresas pueden encontrar acciones concretas para que los trabajadores conozcan y entiendan sus derechos laborales.

sharingworklife aspira a convertirse en un espacio de referencia donde los proveedores encuentren ideas sencillas que pueden implementar inmediatamente y donde puedan compartir sus experiencias sobre la implementación de las acciones con empresarios de todo el mundo.


En realidad la explicación a la creación de este espacio podría ser muy sencilla: llevamos 15 años trabajando en este campo con proveedores y multinacionales. Nadie ha creado una herramienta parecida. Y es absolutamente necesaria.

SUBIR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies